El servicio de hormigón a pie de obra se basa en la combinación de diferentes proporciones de cemento, arena, piedra o pedregullo, agua, aditivos y adiciones, los que son dosificados en nuestra planta fija y luego transportados en estado fresco por el camión mezclador hasta la obra donde se descarga o se bombea para ser colocado.

Más allá de la posibilidad de ahorrar en tiempo, otra de las ventajas que ofrece este servicio es ser un material de construcción económico, duradero y versátil que es aplicable desde una casa hasta las grandes obras de infraestructura como puentes, puertos, edificios, fábricas, represas, etc. Su elaboración está controlada por por las normas UNIT. 

Entrega inmediata
Producto de calidad